Posts Tagged ‘Kristen Stewart’

‘Café society’: La seductora melancolía de los amores imposibles.

enero 14, 2017
cafe-society_2

Jesse Eisenberg y Kristen Stewart en ‘Café society’, de Woody Allen.

por René Naranjo S.

‘Café society’, la nueva película de Woody Allen es una comedia agridulce ambientada entre el reluciente mundo de los estudios de cine de Hollywood de los año 30, los glamorosos salones de baile del Nueva York de la época, y el entorno menos luminoso de una familia judía de pocos recursos ligada, casi involuntariamente, a la mafia.

Son tres universos que Woody Allen interrelaciona a partir de la historia de Bobby Dorfman (Jesse Einsenberg), un joven emparentado con un alto ejecutivo de la industria del cine (interpretado por Steve Carell) que llega a Los Angeles para buscar un trabajo que le permite ascender socialmente. Bob es ingenuo y un poco tímido, y se conforma con realizar pequeñas labores de entrega de correos, hasta que conoce a Vonnie (Kristen Stewart), de quien se enamora y para quien empieza a imaginar sueños de mayor alcance. Por cierto, las cosas no son tan sencillas como puede creer Bobby, y ese amor que parece estar tan cerca resultará sumamente esquivo.

Con un guión muy bien escrito, de innegable aliento literario, que une el retrato de las vanidades y penurias que supone trabajar en Hollywood, y que va combinando los destellos de humor con una creciente melancolía, el ya octogenario Woody Allen explora esta vez las emociones, más profundas, que trae el descubrimiento del amor y los vaivenes de la ruptura sentimental.

Para este fin, cuenta con el feliz trabajo de un elenco de gran nivel, donde destacan las actuaciones de Eisenberg, preciso y sutil en cada expresión y metido en el personaje de principio de fin, y Kristen Stewart, en el que es probablemente su mejor rol en la pantalla y en el que más bella la muestra. En el logro de tales imágenes, Woody Allen cuenta con un aliado de fuste y este es nada menos que el consagrado director de fotografía Vittorio Storaro.

Con los habituales tonos cálidos (ocre, rojo, anaranjado) que distinguieron sus filmes con Bertolucci y Coppola, Storaro crea climas seductoras y fascinantes, colmados de color y matices, que refuerzan plenamente la búsqueda artística de Allen en este filme. La talentosa dupla que forman el cineasta y el director de fotografía hace que la película fluya brillantemente en su viaje desde las emociones prístinas del enamoramiento juvenil hasta las crepusculares tonalidades de la pérdida amorosa y los destinos frustrados de la adultez.

‘Café society’ es la mejor película de Woody Allen desde ‘Medianoche en París’ (2011) y es la más romántica y emocionante que dirige desde hace muchos años. Cada encuentro entre Bob y Vonnie está lleno de encanto cinematográfico y vívidos sentimientos; a orillas del mar, en un restaurante italiano, a la salida de un cine, la dupla de protagonistas transporta al espectador a esa sensación de ensueño que provoca el enamoramiento.

A esa serie de encuentros pertenece una de las escenas más conmovedoras del filme (y de toda la filmografía de Allen), una cita al borde un puente que deja entrever cómo uno de los temas del filme es el paso del tiempo y las tristezas soterradas que se acumulan cada vez que una historia de amor queda atrás.

Blancanieves a lo Juana de Arco: Armada y justiciera

junio 30, 2012

20120711-113213.jpg

por René Naranjo S.

Curiosidades de la industria del cine: En tres meses, Hollywood estrena dos producciones basadas en el clásico cuento de ‘Blancanieves’, publicado por los hermanos Grimm en 1812. La primera fue ‘Espejito, espejito’ con Julia Roberts en el rol de la pérfida reina madrastra, una auténtica pesadilla que postula con ventaja al título de la peor película de 2012. Ahora llega ‘Blancanieves y el cazador’, que afortunadamente es una cinta mucho mejor realizada y que justifica que uno se interne por los vericuetos de su adaptación y puesta en escena.
Dirigida por el debutante director británico Rupert Sanders, esta versión de la historia de Blancanieves revisa el cuento y amplifica sus líneas narrativas: saca partido a un personaje secundario, el Cazador; agrega virtudes redentoras a la candorosa protagonista, da a los enanitos una participación menor pero más intensa, y otorga al relato un tono épico que se combina con elementos maravillosos, característicos del cuento de hadas.
Es una apuesta bien pensada por los guionistas (el veterano John Lee Hancock y el primerizo Evan Daugherty) que permite renovar el argumento y ampliar el arco dramático de los personajes. Como eje se mantiene la malvada madrastra, Ravenna, esta vez encarnada de forma sólida por Charlize Theron -que viene de hacer de mala, también con mucha solvencia, en la fallida ‘Prometeo’. Ella marca la narración desde que aparece en pantalla, en pose de falsa víctima, y es la despiadada antagonista de la Blancanieves que interpreta Kristen Stewart.
En un marco donde lo mágico convive con lo cotidiano, la película desarrolla situaciones que buscan cierta coherencia realista. Y acierta en eso. Por ahí es donde entra a la historia el cazador, que esta vez adquiere dimensiones que van mucho más allá de la misión que le encomienda la reina de asesinar a Blancanieves. Interpretado por el hoy muy de moda Chris Hemsworth (el Thor de ‘Los vengadores’), este Cazador ayuda a aterrizar el argumento y a incorporar las variadas escenas de acción.
Con logrados efectos especiales y la estupenda música del consagrado James Newton Howard, el director Sanders -que sin duda ha visto varias veces ‘Excalibur’- sabe darle el ambiente gótico y amenazante a las secuencias del lóbrego castillo de Ravenna, en especial en la primera mitad del filme, y a la huida de Blancanieves en el Bosque Tenebroso (uno de los mejores momentos); también crea apropiadamente el aire más amigable a los instantes propios del cuento de hadas, explota bien la fuerza de la naturaleza, y saca petróleo en un par de escenas entre la protagonista y los siete enanitos, aquí desprovistos de toda aura maravillosa.
Donde no está el fuerte del joven cineasta es en la dirección de actores. Se requiere una mano más diestra para sacarle expresividad al duro Hemsworth y más fineza para hacer que la taquillera Kristen Stewart saque las buenas dotes de actriz que posee. Había material aquí para el lucimiento de Kristen en registro más sutil, que no son aprovechados, y el concepto de una Blancanieves que termina a lo Juana de Arco no la favorece del todo.
No obstante, y a pesar de algunos minutos extra (dura 127 minutos), esta ‘Blancanieves y el cazador’ recupera el relato infantil europeo para el cine de gran espectáculo y lo renueva de manera bien estructurada y potente.