‘Diario de un seductor’: Mal título para un viaje que pudo tener más gracia


Ponerle como título ‘Diario de un seductor’ en Chile a ‘The Rum Diary’ (2011) es muy mala idea, porque desvía al público potencial de una película que ya requiere alguna información adicional para ser debidamente identificada. Este nuevo filme protagonizado por Johnny Depp se basa en la novela de Hunter S. Thompson, ‘Los diarios del ron’ y esa es la gracia de la película que no se alcanza a divisar: el carácter autobiográfico de la estadía en Puerto Rico del fundador del periodismo gonzo, en 1960.
Johnny Depp llegó a ser un gran amigo de Thompson -incluso pagó su fastuoso funeral en 2005- y esta es la segunda vez que lo interpreta en el cine (hace 14 años lo hizo en ‘Pánico y locura en Las Vegas’, de Terry Gilliam). Tiene poca fortuna el actor en esta causa, porque ni aquella ni esta película están a la altura de las intenciones ni tampoco del atractivo que posee el delirante y revolucionario visión periodismo que realizó Thompson en los años 60 y 70.
No es que ‘Diario de un seductor’ sea un mal filme; al contrario, tiene una primera mitad bien lograda, que capta el espíritu de la época y le da un toque de humor a la imparable adicción al alcohol de su protagonista, que se llama Paul Kemp y es un alter ego de Thompson (esta es una película perfecta pata ver con un whisky). En el elenco además está Richard Jenkins, actor extraordinario que se luce como el director del diario San Juan Star, al que Kemp llega a trabajar. Y hasta la lectura política de este Puerto Rico ‘anexado’ a Estados Unidos funciona, y aparece muy actual con su denuncia del saqueo de los recursos naturales que inescrupulosos inversionistas norteamericanos (liderados por un racista Aaron Eckhart) quieren llevar a cabo en la isla.
El punto es que el trabajo del director Bruce Robinson -cuya cinta anterior es la discretísima ‘Jennifer 8’, que data de dos décadas atrás- es flojo, casi rutinario, desprovisto de la pasión rupturista y apasionada que exige la historia. Eso provoca que la película vaya perdiendo potencia en su segunda mitad hasta llegar a unos alargados 120 minutos de duración que ni los bellos paisajes ni el profesionalismo a toda prueba de Johnny Depp pueden resucitar.
‘Diario de un seductor’ es un filme que termina muy sin aire para un protagonista que en un momento escribe que luchará contra el poder y no se dejará nunca vencer por los canallas que controlan el sistema.
A este paso, la revolución -al menos en el cine- tardará bastante en llegar.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: