Archive for 28 abril 2012

Bonsai, Los Vengadores y La Dama de Hierro: Sutilezas, músculos y falsedades

abril 28, 2012

Por René Naranjo S.

Una colosal producción de Hollywood, un valioso filme chileno y una película ‘de calidad’ al estilo Harvey Weinstein. Este jueves 26, como pocas veces en Chile, se estrenan tres películas que representan las principales tendencias que concurren a nuestra cartelera. Las tres son, por cierto, muy disímiles.

Empecemos por la mejor: ‘Bonsái’, segundo largometraje del chileno Cristián Jiménez, adaptación de la novela de Alejandro Zambra y parte de la selección oficial de Cannes 2011.

Desde el primer minuto, cuando anuncia su desenlace, ‘Bonsái establece un juego inteligente y sensible entre narración, personajes y espectador que amplía los alcances de la novela y la instala sólidamente en la pantalla. Hay dos protagonistas, Julio (Diego Noguera) y Emilia (Nathalia Galgani), y dos escenarios, la cálida Valdivia de tiempos universitarios y el áspero Santiago de la presente adultez.

Con su cámara casi siempre quieta, Jiménez reconstruye el uterino mundo del estudiante como nunca antes lo hizo una película chilena, y lo liga a afectos, lecturas, paisaje y despertar sexual. Después, en la capital, ‘Bonsái’ enhebra la literatura y el desencanto e impone una dualidad seductora respecto sobre si la novela que escribe Julio es la misma historia a la que estamos asistiendo.

Y de su sensibilidad con las palabras y la música interior de los personajes, ‘Bonsái’ consigue emoción y fina lucidez.

En el extremo opuesto, ‘Los Vengadores’ es la gran producción que expone todo el músculo de entretenimiento que sabe producir Hollywood.

Con Iron Man, Hulk, Thor y varios más, la cinta reúne superhéroes para defender la Tierra de un ataque extraterrestre, y los sube a un continuo de acción y efectos especiales espectaculares. La película posee ambición en lo fílmico (hay momentos muy logrados y escenas de batalla notables), tiene humor, no descuida las actuaciones ni le hace el quite a la ideología en su discurso. El protagonismo lo lleva, cómo no, el formidable Robert Downey Jr, y Scarlett Johansson se luce en nueva faceta de reina de las artes marciales.

Esta es una de las más efectivas cintas del género, y su predecible éxito anuncia secuelas por años.

‘La Dama de Hierro’ esconde más de una trampa, como suelen hacerlo las películas en que Harvey Weinstein mete mano (‘El discurso del rey’, ‘El artista’). Presenta a Margaret Thatcher octogenaria, acompañado sólo por el fantasma de su marido y, desde ese ángulo sentimentalón, recorre los momentos decisivos de su vida; así enternece lo que fue una convulsionada realidad en el Reino Unido, que influyó mucho en el devenir de la Europa de los 70 y 80 hasta la actualidad.

Todo es aquí superficial (la lucha de Thatcher contra los sindicatos, su rechazo al diálogo con el IRA pese a la muerte de Bobby Sands y otros activistas, la guerra por las Malvinas) de modo que uno, al final de la cinta, a lo más puede pensar que esta mujer clave en la instalación de las políticas neoliberales en Europa era, bueno, algo testaruda.

Sin contexto ético ni sustancia política (tampoco se alude a la amistad de Thatcher y Pinochet), ‘La Dama de Hierro’ quiere pasar gato por libre: que la tomen por ‘cine-arte’ cuando lo que más importa es el peinado, el maquillaje y el nuevo Oscar de Meryl Streep.

Bonsái

Dir: Cristián Jiménez

Con: Diego Noguera, Nathalia Galgani

Chile, 2011

Los Vengadores (The Avengers)

Dir: Joss Whedon

Con: Robert Downey Jr, Samuel L. Jackson

EE. UU, 2012

La Dama de Hierro (The Iron Lady)

Dir: Phyllida Lloyd

Con: Meryl Streep, Jim Broadbent.

UK, EE. UU, 2011

Video: El genial arte de Saul Bass

abril 26, 2012

‘Titanic 3D’ y ‘La Dama de Negro’: Fantasmas al contraataque

abril 14, 2012

Por René Naranjo S.

Se reestrena en cines ‘Titanic’ en un glorioso 3D que tomó 60 semanas de trabajo y costó 18 millones de dólares. La película de James Cameron es un magnífico espectáculo de cine –insuperado hasta la fecha- y en tres dimensiones brilla con esplendor renovado, que nos permite apreciar el complejo y sensacional trabajo de diseños, volúmenes y reconstrucción del famoso barco hasta en su menor detalle.

‘Titanic’ es un filme tanto de plena construcción cinematográfica como de pura arquitectura, y esos conceptos salen a la luz en cada uno de sus 194 minutos de duración. Por todo eso, más la bien manejada emoción del relato, este reestreno en 3D es un imperdible absoluto.

Pero hay algo más. ‘Titanic’ es un filme de fantasmas de punta a cabo, desde la aparición de los restos sumergidos hasta el fundido a blanco que cierra la narración. La conexión entre ese mundo romántico del pasado y el materialista presente es la veterana Rose (Gloria Stuart), quien relata la historia de aquél único viaje como si fuera una médium, conectada a visiones que hacen que los corredores enmohecidos del barco tomen vida. Su relato viene desde las sombras y hacia allá se va el Titanic en sí mismo y también el gran amor de su vida, Jack Dawson (Leonardo DiCaprio, en extraordinaria actuación) en ese plano sublime en que su cuerpo blanquecino por la hipotermia se hunde en las oscuras profundidades del Atlántico.

‘Titanic’ es un baile de fantasmas y del amor encontrado y perdido, en el que la búsqueda del gran diamante no es más que el señuelo para ingresar al mundo de los difuntos que aún rondan a los vivos.

En otro estreno de esta semana, ‘La dama de negro’, los fantasmas salen de día claro y matan. La cinta, ambientada a principios del siglo 20 y de plena tradición británica, posee la estructura de ‘Drácula’, con el joven Arthur Kipps (Daniel Radcliffe, bien en este primer gran rol post Harry Potter) que llega a un pueblo remoto a tratar de vender una casa embrujada. En la casa no hay un vampiro, claro, sino fantasmas ligados a extraños suicidios.

La película es producida por los estudios Hammer, que mucho saben de terror y de lo fantástico, y esa sapiencia se nota en el manejo de los códigos y en el cuidado puesto en la producción y las locaciones. ‘La dama de negro’ hace pensar en ‘Los inocentes’ (1960, basada en ‘Otra vuelta de tuerca’) y en ‘Los otros’, y entrega momentos de muy buen cine, como la extensa escena sin diálogos en que Arthur recorre la casona, de día y de noche, en plan de desentrañar el misterio. Lejos del efectismo, aquí hay comprensión del sentido gótico y un bien logrado clima sobrenatural.

Porque, si se piensa bien, los fantasmas que acosan a los vivos, no son la mejor definición del propio cine?

 

Titanic 3D

Dir: James Cameron

Con: Leonardo DiCaprio, Kate Winslet.

EE.UU. 1997-2012

 

La Dama de Negro

(The Woman in Black)

Dir: James Watkins

Con: Daniel Radcliffe, Ciaran Hinds.

UK, 2012.

 

‘Joven y alocada’: La película que faltaba en el cine chileno

abril 9, 2012

Dir: Marialy Rivas

Con: Alicia Rodríguez, Aline Kuppenheim, María Gracia Omegna.

Chile, 2012

La primera escena de ‘Joven y alocada’ avisa certeramente –como suelen hacerlo las buenas películas- lo que será el tono de lo que veremos en los siguientes 100 minutos: una adolescente, Daniela (Alicia Rodríguez) se despierta al lado de un joven después de una fiesta y, mientras éste y los demás duermen, se excita con el cuerpo de su acompañante y se masturba.

El afán sexual de Daniela es interrumpido a cada rato por las llamadas de su madre (Aline Kuppenheim), mujer de intensa práctica evangélica, al igual que el resto de su familia. Y en ese choque de deseo y religión, de cuerpo y mente, de juventud y autoridad, se instala el relato de iniciación, energético y apasionado, que entra sin anestesia en el contradictorio Chile del siglo 21.

La mirada inquieta de Marialy –que debuta aquí en el largometraje- se centra en Daniela, chica de familia acomodada de Santiago, quien va a cumplir los 18 años, pero cuyo entorno dista mucho de ver como adulta. Como escapatoria a la represión que la rodea, ella escribe a escondidas un blog, que, tal como la cinta, se divide en capítulos y se titula ‘Joven y alocada’. Por esa vía de la escritura salen las pulsiones más candentes de Daniela; el juego con la internet, además, permite que el msn, la webcam y el chat se integren como reales elementos narrativos.

El guión de la película (premiado en enero en el Festival de Sundance) impone giros rápidos, ritmo intenso, diálogos con acertado lenguaje coloquial, y entrelaza personajes y situaciones con habilidad, aguda observación social y uso inteligente de la banda sonora. Todo, sin que la cámara de la directora se despegue un instante del rostro de su protagonista, sin que deje de acompañarla un segundo en sus silencios, jadeos y sollozos.

La actriz Alicia Rodríguez soporta bien el desafío y se entrega en plena complicidad a las exigencias de la directora, quien también saca actuaciones contundentes de Aline Kuppenheim (acaso su mejor trabajo en cine), Ingrid Isensee y María Gracia Omegna, que interpreta a la amiga que guía a Daniela en su aprendizaje lésbico.

Como muy rara vez ha sucedido en el cine chileno, en ‘Joven y alocada’ los cuerpos poseen una dimensión física real, con textura y casi con olor. La directora los filma de cerca, los recorre, los contempla, los hace latir, con una corporalidad que colma la pantalla de sensaciones antes incluso de que algún actor hable.

Es a partir de filmar el cuerpo de esa forma que la película legitima el deseo de sus personajes y hace sentir toda su fuerza. Es ese el camino por el que el filme encuentra una verdad que le sirve de base para explorar las trabas de la religión y las restricciones de la autoridad. Lo corporal como lo real es la llave que abre las puertas de una existencia que se asoma difícil y tormentosa, en la cual nunca habrá respuestas para todas las preguntas.

Secretamente, detrás de cada una de sus imágenes coloridas y potentes, Marialy Rivas confía en que el cine puede cambiar la sociedad. Y el primer paso para ese cambio es ponerle atención a ese calor interno que tanto se parece al furor de vivir.

 

Espejito, cómo nadie me advirtió de esto?

abril 9, 2012

20120409-130222.jpg

Mirror, mirror
Dir: Tarsem Singh
Con: Julia Roberts, Lily Collins
EE. UU. 2012

Por René Naranjo S.

Debe haber pocos desafíos más complejos que traspasar al cine un cuento clásico, de esos de pura cepa gótica europea. Es necesario crear un mundo de fantasía y hacerlo creible sin que pierda la magia y, también, darle al relato un tono preciso entre la caricia, el asombro y el escalofrío. Existen grandes adaptaciones, como ‘Piel de asno’ (1971), de Jacques Demy, con el gran Jean Marais. Ahora bien, si el cuento es ‘Blancanieves’, la película se va a filmar con actores y tenemos como precedente la clásica película de Disney de 1937, el asunto puede ser un real zapato chino.
Por esos vericuetos se metió aquí el director Tarsem Singh (de quien recién vimos ‘Los inmortales’). Apoyado en la genial diseñadora de vestuario Eiko Ishioka y con el indudable gancho de hacer debutar a Julia Roberts en un rol de villana, Singh se lanzó a la aventura de contar la historia de la pálida princesita que debe soportar la crueldad de su madrastra antes de partir al bosque a vivir con siete misteriosos enanitos.
El resultado de esta apuesta es de regular hacia abajo, ya que la película propone desde la primera escena un humor absurdo y supuestamente inteligente que no funciona en absoluto. En medio de decorados que parecen de pastelería, Blancanieves (Lily Collins, de ‘Sin salida’) busca a su príncipe (Armie Hammer, de ‘J Edgar’) en una narración sin sorpresas, colmada de falsa autoconciencia y que se alarga hasta la imprudencia.
En cuanto a Julia Roberts, se nota que tenía ganas de hacer de mala en una película y que se dejó tentar. Cansada de los personajes edificantes, la Roberts (que viene de hacer ‘Larry Crowne’) entrega esta vez una malvada Reina que va a quedar entre los papelones de su carrera. Su ‘espejito’, por lo demás, está escondido una suerte de casa lacustre, y no tiene nada del aterrador encanto del que creó Disney. Por eso es que ahí, frente al espejo consejero, mirándose las arrugas, Julia parece preguntarse: ‘Espejito…Cómo nadie me advirtió de esto?’.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 151.441 seguidores